Periódico Digital: Carnavales

CARNAVALES EN ESPAñA

carnavalEl Carnaval fue una de las formas más contundentes y expresivas de la festividad en el pasado. Una fiesta en la que todos los miembros de la comunidad participaban de una u otra forma; todos eran actores y espectadores en las calles y en las plazas.

Era una época de postulaciones, de disfraces grotescos, de figuras amables, de monstruos míticos, de monigotes enigmáticos, de canciones repetidas, de bailes alegres, de danzas rituales, de cortejos en un orden orden caótico, de carrozas adornadas, de comedias, de excesos, de abusos, de violencia.

dragonDurante el siglo XX hemos asistido a la desaparición de muchísimos carnavales de Navarra y a la recuperación de unos pocos, como el de Alsasua, Pamplona y pocos más. En muchos casos la razón exclusiva de la pérdida de estos festejos era un simple decreto gubernativo que, haciéndose eco del catolicismo social, fuertemente arraigado en la sociedad navarra, ponía fin de forma imperativa a unas carnestolendas que pecaban de irreverente, excesivamente profanas y, en algunos casos, incluso sacrílegas.

De los muchos carnavales rurales que existían en Navarra, han llegado hasta nuestros días varios que conservan una gran riqueza folclórica y etnográfica. Entre los más conocidos se encuentran los de lturen y Zubieta, Lantz, Alsasua, Goizueta, Arizkun y Valcarlos, estos últimos trasladados al domingo de Pascua.

CADIZ

El Carnaval de Cádiz es uno de los carnavales más famosos de España y del mundo, por lo que ha sido reconocido (conjuntamente con el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife), como de Interés Turístico Internacional (únicos en España con tal distinción). En julio de 2009, entró a formar parte de la lista de los diez Tesoros del Patrimonio Cultural Inmaterial de España. Todos los años y durante el mes de febrero se celebra en el Gran Teatro Falla el Concurso de Agrupaciones del Carnaval.

El periodo entre 1920 y 1936, abarca un periodo de madurez de las agrupaciones. En éste podemos situar a Manuel López Cañamaque, autor más prolífico del carnaval junto a Agustín González, El Chimenea.

Los carnavales de 1936 fueron los últimos que se celebraron antes del comienzo de la Guerra Civil, porque esta comenzó el 18 de julio.

Durante la guerra, el 5 de febrero de 1937 se publica el boletín oficial del estado que dos días antes había firmado el gobernador general Luís Valdés, en este se prohibía la celebración del carnaval. El 12 de enero, se publica una nueva orden manteniendo definitivamente la prohibición. En Cádiz, sin embargo, la prohibición no llegó a ser tal y los nostálgicos de la fiesta la seguían celebrando a escondidas. La situación política del momento, no era lo más idóneo dar mucha publicidad a lo que realizaban. Este paréntesis en el carnaval de Cádiz duraría hasta 1948.

Paradójicamente, el Carnaval de Cádiz resucitó gracias a la explosión del depósito de minas de San Severiano, ocurrida en 1947. Vistió a Cádiz de luto y llevó la tristeza a la ciudad de la alegría. Tanto, que el gobernador civil, Carlos María Rodríguez de Valcárcel, pensó que había que levantar los ánimos. Los viejos carnavaleros le habían mostrado su deseo de volver a sacar un corito en alguna velada de verano. Y tras escuchar los tangos de los coros Piñata Gaditana grupo aglutinado por José Macías Retes y Los Chisperos, no encontró motivos para no permitir de nuevo la celebración de las fiestas. Así fue cómo se permitió, fuera del Carnaval, en las fiestas del verano, que aquellos coros de veteranos volvieran a cantar viejos tangos. Había garantías políticas. Entre los coristas figuraba Joaquín Fernández Garaboa, el Quini.

Y tanto levantaron los caídos ánimos de Cádiz los coristas con sus viejos tangos de Los Claveles, y tanto gustó el género a Rodríguez de Valcárcel, que el gobernador se las ingenió para recoger el sentir popular, apoyar la iniciativa municipal y conseguir que el gobierno de Madrid permitiera una resurrección del Carnaval según la ideología dominante. El espíritu de la ciudad se impuso de tal forma que fue disfrazado el propio Carnaval, con el tipo ocasional de Fiestas Típicas Gaditanas. A los coros se les consentía salir, pero poco menos que en la estética de coros y danzas. Por supuesto que sin máscaras en la calle y sin disfraces en el pueblo, sólo en las agrupaciones. En el dirigismo cultural de la época, fueron unas fiestas más del Ayuntamiento que del pueblo, que las insertó en una estética entre juegos florales y fiesta de la vendimia, con reina de las fiestas, que era siempre la hija de un ministro, y cabalgatas como las que don José León de Carranza, el gran impulsor, junto con el concejal Vicente del Moral, había visto en Niza.

BADAJOZ

El Carnaval de Badajoz está considerado como uno de los tres mejores carnavales de España, es de Interés Turístico Regional por la Junta de Extremadura y se esta tramitando su declaración como de interés turístico nacional, tiene como principal característica la amplia participación popular, convirtiéndose las calles de la ciudad extremeña en una masiva fiesta de disfraces, siendo extraño ver a partir de las 22.00 horas a una persona en toda la ciudad sin llevar un disfraz o máscara. Esta fiesta en honor de Don Carnal se encuentra en su máximo apogeo. Cada año aumenta el número de españoles y portugueses que visitan la ciudad con motivo de su fiesta más importante, ocupando casi por completo su oferta hotelera.

Los etnólogos sitúan el origen del carnaval en las “Saturnalias” o fiestas de invierno paganas del mundo griego y romano. Desde la Edad Media hasta nuestros días en una sociedad fuertemente influida por el cristianismo, los carnavales se convirtieron en la despedida de la “carne”, de los placeres terrenales para entrar en el periodo de recogimiento de la Cuaresma.

Las crónicas relatan fiestas de Carnavales en la ciudad desde antiguo aunque es del siglo XIX y XX de cuando más información disponemos, y en ellas se nos explica que en Badajoz siempre fue ésta una fiesta popular que consistía en bailes de máscaras en los distintas Sociedades de la época como el Casino de Badajoz, el Liceo de Artesanos, el Círculo Obrero, y también en lugares públicos como el López de Ayala o el Paseo de San Francisco. También eran populares las “estudiantinas”, grupos de jóvenes que hacían coplas picantes e irónicas y las iban cantando por la ciudad.

Con la llegada de la guerra y la prohibición de las fiestas carnavalescas por el General Franco hizo desaparecer de la escena pública el disfraz y la crítica en la ciudad pacense.

A la muerte del dictador, el Carnaval como en muchas partes de España se convierte en Badajoz en un instrumento de lucha por las libertades y contra la estricta moral religiosa impuesta por el régimen fraquista, aunque no es hasta 1980 cuando el ayuntamiento comienza a organizar los distintos concursos y desfiles. Es ésta la fecha que los carnavaleros pacenses toman como la de la recuperación de la fiesta más importante de Badajoz.

Los años 80 del anterior siglo son fundamentales para el apogeo de la fiesta, se produce una explosión participativa, saliendo a la calle miles de personas de todas las edades disfrazadas y coreando el grito de guerra: ˇeo Badajoz, Badajoz, Badajoz!

Siendo alcalde D. Manuel Rojas Torres (desde 1983 a 1991), durante años miembro de la murga “El guatinay”, se impulsó la fiesta configurándose la estructura que hoy en día tiene, estableciéndose el “Martes de Carnaval” como fiesta local, difundiendo la imagen de la fiesta en el exterior e incluso creando una televisión local que únicamente emitía durante Carnavales para acercar la fiesta a toda la ciudadanía.

Posteriormente, las corporaciones municipales que le han seguido también han apoyado la fiesta, dado que ésta se ha convertido en una seña de identidad de la ciudad, hasta el punto de que el Ayuntamiento y la Junta de Extremadura han inaugurado el “Museo del Carnaval” el 14 de febrero de 2007.

CARTELES DE CARNAVAL DE ESTAS DOS CIUDADES -2010-

CADIZ

cartelcadiz

La alcaldesa de Cádiz, Teófila Martínez, acompañada del concejal de Fiestas, Vicente Sánchez y los miembros de las Juntas Ejecutivas de Fiestas y del Carnaval de Cádiz, presentó esta mañana, en la sala de Junta de Gobierno Local, el cartel que anunciará el próximo Carnaval de Cádiz 2010, que tendrá lugar del 11 al 21 de febrero.

El ganador ha resultado ser la obra de José Manuel Medina Tamayo, de Cádiz, con el titulo de 'La catedral con levante', que es la obra elegida para anunciar el próximo Carnaval. Tal como se recogía el reglamento se podían designar dos accesit (1.250’00 € y 750’00 €), y estos han recaido en 'Neptuno en la Caleta', del ceutí Antonio Sanmartín Castaños, el primero. El segundo, 'El falla con cascabeles', a cargo del jerezano Ramón Armas Morales.

BADAJOZ

cartelbadajoz

El diseñador badajocense José Miguel Rocha, con su diseño basado en el celebérrimo cuadro de "Las Meninas" de Velázquez, se ha alzado con el primer premio del concurso del Cartel anunciador del Carnaval de Badajoz 2010.

La obra pretende recoger el Espíritu de los inicios del carnaval, donde los primeros pacenses que salían disfrazados por las calles de Badajoz lo hacían con lo primero que encontraban. Cabe destacar, precisamente, ese "disfraz" que incorpora el cartel a través de la Infanta Margarita.