2ºB: Rocío Jiménez Moreno

Quiéreme si te atreves

Marion Marion

Una vez más se demuestra que los franceses sí que saben hacer las cosas bien. O al menos en lo que a lo cinematográfico se refiere. Desde que Amelie arrasara en casi todo el mundo, nació en Francia una nueva manera de concebir la comedia con planos inverosímiles, actorazos de los que uno se enamora en la pantalla y tramas locas y disparatadas que son el marco perfecto para la comedia.

Todo esto lo resume Quiéreme si te atreves. La historia se centra en dos amigos de la infancia que comienzan a jugar al “atrévete”. Este juego inocente en apariencia, va trasformándose en una escalada de tensión cuya misión última será joderse la vida entre ambos, eso sí, con la carcajada por delante. Porque lo que en principio podría convertirse en un drama como Al Límite de la Verdad (Ben Affleck y Samuel L. Jackson) resulta una comedia romántica muy interesante.

La estética de la película es muy dinámica y colorista. Los actores están más que correctos y aportan buena química entre ellos aunque la historia de amor sea un poco facilona y previsible desde la infancia.

El sentido del humor está presente durante todo el metraje, pero tal vez al espectador le cueste comprender la psicología de los personajes empeñados en seguir jugando a su propia destrucción.

La película sorprende, divierte y no desentona en su realización ni en su guión. Es, al igual que Amelie, una película que despierta en quien la ve las ganas de vivir la vida de una manera un tanto más atrevida. Y es que la idea principal que uno va a tener cuando salga del cine, es que los protagonistas han optado por vivir una vida ajena a lo que se considera normal en la sociedad. Las presiones de los padres y los convencionalismos de la sociedad se superan en esta cinta con gracia y en ocasiones con algo de tosquedad y mal gusto (aunque mearse en la alfombra del director de la escuela sea un sueño universal de los niños).

La peli es el debut en el largometraje de Yann Samuell. O tal vez no. Porque a medida que se ha ido viendo en todos los países han ido creciendo los rumores de que Yann Samuell no sería más que un pseudónimo de Jean Pierre Jeunet. Sospechoso resulta que una búsqueda en Internet Movie Database descubra que Yann Samuell “sometimes credited as Jean Pierre Jeunet” (o sea, que son el mismo director). Igual de sospechoso que no aparezca fotografía del director ni lugar de nacimiento.

Toda una vida para decir Te quiero. Y todo por culpa de un juego... O quizá gracias a un juego. Sophie (Marion Cotillard) y Julien (Guillaume Canet) han diseńado las reglas del juego. Y serán, de por vida, los árbitros... y, a menudo, las víctimas. ¿Te atreves? Me atrevo. Se atreven a todo, desde lo mejor a lo peor. Ridiculizan los tabúes, se saltan las prohibiciones, se enfrentan a la autoridad, ríen, se hacen dańo. Son capaces de todo... excepto de reconocer que se quieren. El juego empieza con un desafío inocente: un desafío para olvidar que mamá está muy enferma... para olvidar que toda la clase la llaman polaca guarra. Después de unos cuantos desafíos, el juego se ha convertido en lo más bonito, lo más intenso de la vida de los dos nińos. Juegan, se quieren... El juego, el amor... El amor, el juego... Pero es mucho más simple ser sólo amigos. La vida pasa, el juego sigue cada vez más intenso, como la pasión... Y cada vez que contestan Me atrevo están diciendo Te quiero más que a mi vida. ¡Me atrevo!