HERMANDAD DE LA AMARGURA

IMAGINERIA:

El Señor del Silencio, obra de 1698, se atribuye tradicionalmente a Pedro Roldán, aunque no parece que pudiera ser realizado por el escultor un año antes de su muerte, sino más bien por su taller.

La Imagen ha sufrido varias restauraciones, quizás las más importante en 1.951, por D. Luis Vasallo que reformó el cuerpo, fijándole las manos por delante, y la última de 1995 por Fuensanta de la Paz Calatrava en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.

La Virgen de la Amargura, puede presumirse se realizó a principios del siglo XVIII pues en los inventarios de la Hermandad de 1.708 en adelante, aparece ya una Imagen con cabeza, manos y pie de candelero. Está probado que en el año 1.763, Benito de Hita y Castillo, le hizo nuevo cuerpo y candelero, para adaptarla a su actitud dialogante con San Juan. También ha experimentado varias restauraciones, la última en 1.996, por los hermanos Cruz Solis y Doña Isabel Pozas.

La Imagen de San Juan Evangelista, según todos los historiadores, es una obra del siglo XVIII, ejecutada en 1.760 por el aludido Benito de Hita y Castillo, destacado hermano de la Sacramental de San Juan de la Palma. En 1.996, ha sido restaurada, junto con la Santísima Virgen, por los citados hermanos Cruz y Solis.

La Beata Sor ángela de la Cruz, es una escultura realizada por el imaginero D. Gabriel Cuadrado, donada por la Viuda de nuestro Hermano Don José Luis González García Ramos a la Hermandad en 1.990, que le encargó a D. Francisco Berlanga, el candelero de madera, las manos, cruz, libro y el ensamblaje en dicho candelero del busto.

La Amargura

Hermandades del Lunes y Martes Santo

HERMANDAD DE SAN GONZALO

IMAGINERIA:

Nuestro Padre Jesús en Su Soberano Poder ante Caifás

Obra del imaginero gaditano Luis Ortega Bru, iniciada en 1975 y concluida en 1976. Realizada en las postrimerías de la vida del artista, y ya afectado por una dolorosa enfermedad, firmó y fechó la talla con la dedicatoria de Mi Xto. para Sevilla. La imagen representa la tensión de la escena entre el Cristo y Caifás que concluye en la respuesta del Señor:

-A partir de ahora vereis al Hijo del Hombre situado a la diestra del Poder-

Nuestra Señora de la Salud

Encargada a Luis Ortega Bru en 1977 para sustituir a la anterior, de Rafael Lafarque, el artista de San Roque (Cádiz) culmina su labor de imaginero en la Hermandad con esta Dolorosa, bellísima y sevillana, de rostro fino y delicado.

San Juan Evangelista

Imagen realizada por Luis Ortega Bru en 1978 y regalada a la Hermandad, no procesiona.

San Gonzalo

HERMANDAD DE LOS JAVIERES

IMAGINERIA:

La imagen corresponde al escultor portugués José Luis Pires Azcárraga, que recibe el encargo en 1945, especificándose en el mismo que fuera semejante al de los Salesianos de Triana. Sería bendecido en 1947.

En 1965, y con motivo de las Misiones Generales, presidió el centro misional establecido en la barriada de Los Pajaritos.

Ha sido restaurada por Francisco Espinosa de los Monteros (1956) y Jesús Santos Calero (1990), esta última intervención con motivo de los daños causados en dicho año en la imagen por unos actos vandálicos perpetrados, en 1989, durante un robo sacrílego en la iglesia de Omnium Sanctorum.

Tallada originalmente en 1936 por José Fernández Andes para la Hermandad de San Roque, la imagen estaba en la iglesia de los jesuitas del Sagrado Corazón al constituirse la Hermandad.

Sale en Estación de penitencia a los pies del Crucificado, en modo "Stabat Mater", en 1969, y desde 1980 en su paso de palio, bendecido ese mismo año.

También en 1980, y con motivo del XXV aniversario de la fundación de la Hermandad, la imagen fue llevada en su paso, al término de un Solemne Triduo, a la Santa Iglesia Catedral, donde se celebró Función Solemne, regresando a su templo de la calle Feria a continuación, rodeada de hermanos y devotos.

Jesús Santos Calero le fabricó candelero en 1981, y Manuel Ramos Corona le retalló boca y entrecejo, volviéndola a encarnar, y nuevo candelero, en 1992.

La imagen de San Francisco Javier fue donada a la Hermandad por la Orden de las Angustias Misioneras y bendecida el día 20 de Noviembre de 1999 tras el proceso de restauración llevado a cabo por D. Juan Carlos Jiménez Sanz.

Se trata de una talla en madera de pino que fue realizada entre los siglos XVII y XIX y mide 1,10 m. de altura. Esta imagen, a diferencia de otras, está contemplando la cruz que sostiene entre sus manos, lo que le imprime un gesto de infinita dulzura.

Los Javieres

Hermandades del Miércoles y el Viernes Santo madrugá

HERMANDAD DE LAS SIETE PALABRAS

IMAGINERIA:

El Nazareno fue tallado de cabeza y manos por Felipe de Rivas en 1641, siendo tallado el cuerpo por Ortega Bru en 1976.

El Cristo es de autor desconocido (siglo XVII) y está atribuido a Pedro Roldán por unos y a Jerónimo Hernández por otros (especialmente por José Hernández Díaz). Procedía del convento de San Francisco de Paula. Ha tenido varias restauraciones: en 1881 por Emilio Pizarro Cruz quien le hizo un nuevo sudario y una nueva cruz arbórea, José Sanjuán Navarro y Germán Rodríguez Tovar en 1948, Manuel Escamilla Cabezas (1971) y Enrique Gutiérrez Carrasquilla y Pedro Manzano Beltrán en 1992. Juan Mayorga hizo nueva cruz en 1991.

La Virgen de los Remedios (1865) es una talla de Manuel Gutiérrez Reyes-Cano, siendo restaurada la Virgen por Germán Gutiérrez Tovar (1950 y 1952) y Jesús Curquejo Murillo (1992). San Juan Evangelista fue tallado por José Sánchez en 1859; siendo restaurado en 1878 por Emilio Pizarro Cruz, por Germán Rodríguez Tovar en 1951 (le hizo nuevo candelero) y por Jesús Curquejo Murillo (1992). La Magdalena es también obra de Manuel Gutiérrez Reyes-Cano, de 1866, quien también talló, en 1865, a Santa María Salomé y Cleofás. Las Tres Marías fueron restauradas en 1878 por el mismo artífice y posteriormente fueron verificadas por Emilio Pizarro Cruz (1896, 1901, 1910 y 1913), Carrera (1927), Castillo Lastrucci (1935), José Sanjuán Navarro (1948), Seradín Jiménez Pérez (1963) y Manuel Escamilla Cabezas (1966/7).

La Virgen de la Cabeza es obra de Manuel Escamilla en 1956 quien transformó una talla de un ángel que había realizado Emilio Pizarro en 1878. Escamilla volvió a restaurar a la Virgen en 1978 haciéndole nuevo juego de manos.

Siete Palabras

HERNAMDAD DE LA ESPERANZA DE TRIANA

IMAGINERIA:

Santísimo Cristo de las Tres Caídas

Imagen atribuida a Marcos Cabrera, del primer tercio del siglo XVII, realizada en madera policromada de 1,14 m de altura.

Ha sido restaurado por Manuel Gutiérrez Reyes y Cano quien le sustituyó en 1894 la primitiva cabellera de pelo natural por otra de pasta de madera. En 1929 por Castillo Lastrucci y 1983 y 1989 por el imaginero sevillano Luís Álvarez Duarte, que realizó el actual cuerpo.

El profesor Hernández Díaz gran conocedor de la imaginería procesional, resalta la similitud de rasgos y expresión de esta Imagen con la de Jesús Nazareno de la Capilla del mismo nombre de la localidad sevillana de Utrera, obra de Marcos Cabrera de 1597.

Nuestra Señora de la Esperanza

Igualmente, se desconoce la autoría de la Imagen de Nuestra Señora de la Esperanza. La teoría sobre su autor más frecuente es que se le puede atribuir a Juan de Astorga (1779-1849).

Como fecha muy significativa para la Hermandad y especialmente para el estado físico de la Imagen de Ntra. Sra. de la Esperanza, se debe indicar la del día 2 de mayo de 1898, estando ubicada la Hermandad en la Iglesia de San Jacinto se produjo un incendio devastador en el Altar de la Imagen, cuya rápida extinción por parte del Padre Prior, del concejal del Ayuntamiento de Sevilla D. Enrique Mensaque, el maestro de escuela de Triana D. Francisco Reyes y el guardia civil D. José Cansino, no impidió que causara gravísimos daños en la misma. Se encargó la restauración de la Imagen al imaginero Gumersindo Jiménez Astorga. Otras restauraciones datan de 1913, 1929, 1981 y 1989 por José Ordóñez Rodríguez, Antonio Castillo Lastrucci y las dos últimas por Luis Álvarez Duarte.

San Juan Evangelista

Sobre la primitiva talla de San Juan Evangelista realizó, en una de sus primeras intervenciones de restauración, el imaginero Luís Álvarez Duarte (1968), y aunque se considera una restauración, debe considerarse como una nueva Imagen, ya que de la Imagen anterior sólo se recuperó el cuerpo y los pies, siendo de nueva factura la cabeza y manos, tiene una altura de 1,78 m. Fue bendecida por el Director Espiritual de la Hermandad D. José Sebastián y Bandarán.

Esperanza de Triana