SEMANA SANTA EN TRIANA

En el barrio de Triana, se vive la Semana Santa algo mas especial.En esta página podreís conocerla.

Salen cinco cofradías que realizan su estación de penitencia a la Iglesia Metropolitana de Sevilla, la Catedral. Son la Hermandad de la Estrella, San Gonzalo, Esperanza de Triana, El cachorro y La O.

Una hermandad nueva que hay que añadir, es la hermandad de Pasión y Muerte

Tambien hay que decir que en Triana también salen Hermandades de Gloria. Salen desde la Iglesia Santa Ana, desde la iglesia del colegio Maria Auxiliadora y desde el barrio león.

Son: La Divina Pastora, Madre de Dios del Rosario (patrona de capataces y costaleros), hermandad del carmen, la virgen del rosario y Maria Auxiliadora

Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de las Penas, María Santísima de la Estrella, Triunfo del Santo Lignum Crucis, San Francisco de Paula y Santas Justa y Rufina.

Capilla de la Estrella (Calle San Jacinto). (Dos pasos).

web oficial de la Hermandad de la Estrella

En 1560 se funda la Hermandad de Luz de María Santísima de la Estrella en el Convento de la Victoria, situado en Triana y regentado por Monjes Mínimos de San Francisco de Paula, siendo sus fundadores los Cargadores de barcos y personas encargadas de los viajes a la, Indias.

En 1600, La Hermandad de la Estrella se une a la de San Francisco de Paula.

En 1644, Diego Granado y Mosquera funda en la Ermita de la Candelaria, también en Triana, una cofradía bajo la advocación de las Penas de Cristo Nuestro Señor, Triunfo de la Cruz y Amparo de María Santísima. El 15 de Junio de 1675, y ante el escribano Fernando Gómez de Frías, se fusionaron ambas corporaciones acordándose la redacción de nuevas reglas con lo mejor de ambas, las cuáles fueron aprobadas en 1676. En las mismas, se determinaba hacer estación en la tarde del Jueves Santo siendo el primero de los pasos el del Triunfo de la Santa Cruz.

Al desaparecer en un incendio el Convento de la Victoria, en 1704, la Hermandad labró capilla propia que sirvió de iglesia a la Comunidad de Monjes Mínimos. En esta capilla residió hasta 1835, fecha en la que se vio obligada, por la exclaustración a trasladarse al Convento de San Jacinto.

Durante su existencia, la Hermandad, propietaria de cuantiosos bienes merced a las donaciones de sus miembros, viajeros a las Américas, sufrió diversas vicisitudes incorporándose a ella, sin que se conozca fecha exacta, la Hermandad de las Santas Justa y Rufina, formada por los alfareros que dieron notable impulso a la corporación.

Las primitivas reglas de la Hermandad ofrecían singulares valores religiosos y sociales, que la Corporación continúa guardando con estricto celo y así se refleja en sus actuales ordenanzas que datan del 5 de Febrero de 1988.

Desde 1891 la Cofradía realiza la estación de penitencia en la tarde del Domingo de Ramos, siendo la única en hacerlo en la Semana Santa de 1932.

La Capilla donde reside fue bendecida el 10 de Abril de 1976

En el Primer paso aparece la Imagen de Jesús de las Penas que, desnudo y orante, espera el momento de ser crucificado sentado sobre una peña. La Imagen, según documento encontrado en su interior en la restauración efectuada en 1997, es obra del flamenco José de Arce, realizada en 1655. Acompañan a la Imagen del Señor la figura de un centurión romano y dos sayones, ejecutadas todas ellas por Antonio Castillo Lastrucci en 1952. El misterio procesiona sobre canastilla tallada y dorada de estilo barroco, obra de Antonio Martín y Manuel Calvo de 1.980, con figuras de Arcángeles y Apóstoles así como carteras de Luis Ortega Bru.

En el segundo paso se puede admirar a María Santísima de la Estrella, una de las más espléndidas dolorosas sevillanas, atribuida al círculo de Juan Martínez Montañés. Las piezas de orfebrería llevan la firma de Jesús Domínguez en los respiraderos, Armenta en los varales y Orfebrería Triana en la candelería y jarras. El palio es una auténtica joya del arte del bordado diseñado por Antonio Garduño Navas y confeccionado en los talleres de Fernández y Enríquez, de Brenes. La Virgen porta en su mano derecha un fragmento del Santo Lignum Crucis contenida en un relicario de oro realizado por Fernando Marmolejo e inspirado en el viril que Pizarro regaló a la Catedral de Cuzco.

En 1999 la Hermandad restauró en los talleres de Fernández y Enríquez el antiguo palio diseñado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda y ejecutado por su hermana Josefa en el año 1891, habiendo quedado en disposición de uso nuevamente. El manto es obra de Consolación Sánchez, 1872.

También en 1999, el 31 de octubre, y en el marco de 1 Congreso Internacional de Hermandades y Religiosidad Popular fue Coronada Canónicamente la Imagen de María Santísima de la Estrella, por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Fray Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla, imponiéndole a la Virgen nueva corona de oro ejecutada por Orfebrería Triana.

La Virgen de la Estrella se la conoce con el apodo de "La Valiente" por ser la única que procesionó en el año 1932.

TÚNICAS: Los nazarenos del Señor las llevan Blancas, de capa, con antifaz de terciopelo morado. Los de la Virgen, de igual color con antifaz azul.

Pontificia y Real Hermandad del Santísimo Sacramento y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder ante Caifás, Nuestra Señora de la Salud y San Juan Evangelista.

Parroquia de San Gonzalo. (Dos pasos).

Web ofcial de la Hermandad San Gonzalo

Esta Hermandad fue fundada por un Grupo de jóvenes cofrades, en edad comprendida entre los 12 y 17 años; celebrándose primer Cabildo constitución el 16 de julio de 1942, por los Sres. Don Antonio Gámiz Santiago, Don Alfredo Martínez Real, Don Antonio Espejil Buil, Don Juan Blanco Castillejo, Don Rafael Cobas, Don Alonso Millán Llamas, Don Eladio Mejías Gordillo, Don Federico Ávila Cores, Don Federico y Don Joaquín Gómez Rodríguez y Don Ángel Vázquez Martinelli, y regentada en aquellas fechas por el muy ilustre Sr. Canónigo Don Antonio Lorán, entonces Párroco del Sagrario de la Catedral. Quedó establecida canónicamente en la Parroquia de San Gonzalo, donde continúa.

Se esculpió la Imagen de la Virgen de la Salud en el año 1943, por el artista Don Rafael Lafarque.

En el año 1945 el escultor portugués José Luis Pire, realizó una Imagen del Cristo y las figuras del paso. En el año 1953 el escultor sevillano Antonio Castillo Lastrucci, labró la Imagen de Ntro. Padre Jesús en su Soberano Poder y las figuras del misterio. La Imagen de Nuestra Señora de la Salud es de Luis Ortega Bru; la del Cristo y la del Pontífice Caifás son del escultor Luis Ortega Bru.

Hizo su primera estación de penitencia en el año 1948, sólo el paso del Cristo y seis años más tarde con el de la Stma. Virgen de la Salud.

Representa el misterio el momento cumbre de la vida pública de Jesucristo, de donde arranca toda su Pasión y Muerte, al declarar ante el Pontífice Caifás su condición divina de Hijo de Dios; es decir, la Encarnación del Mesías cuya venida estaba prometida al pueblo de Israel.

Este misterio, que no estuvo representado en la Semana Santa hasta el año 1942, fue recogido por dichos jóvenes para hacer un ferviente apostolado de fe ante el pueblo de Sevilla.

TÚNICAS: Blancas, de cola, con cinturón de abacá amarillo. Sobre el antifaz el escudo de la Hermandad.

Pontificia, Real e Ilustre Hermandad y Archicofradía de Nazarenos del Santísimo Sacramento, de la Pura y Limpia Concepción de la Santísima Virgen María, Santísimo Cristo de las Tres Caídas, Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan Evangelista.

Capilla de los Marineros. (Dos pasos).

web oficial de la Hermandad de la Esperanza de triana

La Hermandad se encuentra entroncada desde sus orígenes en el barrio de Triana, por medio de corporaciones de marcado carácter popular como los ceramistas, gremio que fundara en 1418 en la Real Parroquia de Señora Santa Ana la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza, fusionándose en 1542 con la Hermandad de San Juan Evangelista, del gremio de pescadores. El 24 de noviembre de 1595 se aprueba la fusión de ambas corporaciones.

En 1608, Francisco de Lara, clérigo del Evangelio, fundó en el convento de las Mínimas de Triana, la Hermandad de las Tres Caídas de Cristo y Nuestra Señora de la Salud, recibiendo esta última imagen culto en la actualidad en un Altar lateral de la iglesia conventual de la que es titular.

Años más tarde, en 1616, será cuando se fusionen la Hermandad de Nuestra Señora de la Esperanza y San Juan Evangelista con la Hermandad de las Tres Caídas, formada esta última por gentes de la mar.

Y finalmente, la Hermandad resultante se fusionó en 1971 con la Hermandad Sacramental de la parroquia de Santa Ana, siendo aprobada esta fusión el 7 de febrero de 1972 por el Cardenal D. José María Bueno Monreal.

En el siglo XVII se inicia una época de gran esplendor, aunque con un constante cambio de residencia por diversas vicisitudes. De esta forma, la Hermandad va a residir en el convento del Espíritu Santo, en donde poseía Capilla propia, llamada de San Cayetano, desde donde realizaba sus estación penitencial a la Real Parroquia de Santa Ana (los pasos aun no cruzaban el río para hacer estación en la Santa Iglesia Catedral), en la propia Parroquia de Santa Ana, en la Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios y en la Iglesia Hospital de Ntra. Sra. de la Encarnación hasta que, en 1815, se traslada a una Capilla que construyó por mediación de sus cofrades marineros, con cuotas populares, en la calle Larga (actual Pureza) efectuando desde aquí, el año siguiente, su primera salida procesional.

En 1868 la Junta Revolucionaria enajena y cierra la Capilla, sacándola a pública subasta, adjudicándosela dos súbditos ingleses que la dedicaron al culto de la religión anglicana y posteriormente a otros menesteres (almacén de corcho, de carbones) hasta que la finca pasa a poder de D. Carlos Jorge WeIton Niño, que la cede a la Hermandad en 1939, gracias a la mediación del que fuera su director espiritual don José Sebastián y Bandarán, en escritura notarial y por la cantidad simbólica de 19.300 pesetas.

Durante el período de enajenación de la Capilla, la Hermandad con sus Sagradas Imágenes, se trasladó a la Iglesia de San Jacinto, donde permaneció cerca de un siglo hasta el Viernes Santo de 1962 en el que, tras la estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, regresa a la Capilla de la calle Pureza, en la que desde 1959 habían comenzado obras de reconstrucción y acondicionamiento, siendo su sede actual.

Sigue como hecho destacable la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Esperanza, acto que se produciría el 2 de junio de 1984 en la Santa Iglesia Catedral de Sevilla, siendo presidida la ceremonia religiosa y posterior coronación por Su Eminencia Rvdma. el Cardenal Bueno Monreal, auxiliado por el Excmo. y Rvdmo. Fray Carlos Amigo Vallejo, Arzobispo de Sevilla, que tiempo después, en una Función Principal de Instituto de la Hermandad, desvelaría que ésta había sido la primera ceremonia de coronación canónica de toda su vida.

Como fecha relevante para la Hermandad, se encuentra la de la coronación canónica de Ntra. Sra. de la Esperanza, siendo autorizada por la Bula Pontificia de S.S. Juan Pablo II, aceptando la petición que había elevado al Cabildo de San Pedro el Excmo. Cardenal de Sevilla D. José María Bueno Monreal.

TÚNICAS Y ANTIFAZ: De terciopelo morado, con capa blanca de lana de merino, en el Paso del Stmo. Cristo, y verde con capa blanca en la Stma. Virgen.

Pontificia, Real e Ilustre Hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Madre y Señora del Patrocinio

Iglesia del Stmo. Cristo de la Expiración. (Dos pasos).

Web oficial de la Hermandad del Cachorro

Procedente esta Hermandad de la fusión, en 1689, de dos antiguas corporaciones trianeras: la del Santísimo Cristo de la Expiración y la de Nuestra Señora del Patrocinio. Esta última, de cuya existencia se conocen datos de un siglo aún más atrás, pudiera también provenir de la remota de Nuestra Señora del Rosario o de las Cuevas.

Asentada invariablemente durante centurias en su capilla propia del barrio de Triana (en 1960 fue bendecido el nuevo templo que ha absorbido al antiguo como Sagrario, fue dedicado el 15 de diciembre de 1999 al Stmo. Cristo de la Expiración), dos aportaciones espirituales la han distinguido siempre.

De un lado la veneración a la Virgen como protectora especialísima del linaje humano y la consecuente creencia en su capacidad mediadora, creencia que se renueva con solemne juramento cada año y que está en consonancia con la advocación de su Imagen Titular. Como día señalado celebra la Hermandad, en noviembre, la Festividad del Patrocinio de Nuestra Señora, instituida en 1656 por el Papa Alejandro VII a petición de Felipe IV, monarca que según la tradición estuvo orando ante la gloriosa y mariana efigie.

De otro lado, la impresionante figura del crucificado que mueve a la conversión. Representa el instante de la muerte de Jesús y ciertamente este Cristo de la Expiración, El Cachorro, como le llama el pueblo- , obra de Francisco

Antonio Gijón de 1682 y canto de cisne de la imaginaría barroca, sintetiza en su moribunda agonía al Dios Salvador y al hombre sufriente. Unión hipostática que la saeta expresó con sencillez al describirlo como "retrato del Dios verdad". Presenta detalles difíciles de superar, como la boca entreabierta que deja ver hasta la garganta, los signos premortales en las pupilas, su paño de pureza agitado por la tormenta de la hora nona.

En su desfile del Viernes Santo se presenta ésta portentosa escultura sobre unas modernas andas neobarrocas, talladas y doradas, ejecutadas en 1974 por Guzmán Bejarano, con interesantes relieves pasionistas, arcángeles y profetas en plata de ley, obra de Juan Borrero.

La Virgen del Patrocinio, en su versión Dolorosa-pues la antigua que da origen a la corporación es de carácter gozoso y de reducidas dimensiones - es talla contemporánea de Luis Alvarez Duarte y recuerda a la que anteriormente poseía la Hermandad que desapareció en el incendio que en 1973 sufriera la capilla, en el que resultó afectado también el Cristo, posteriormente restaurado.

El paso en que se contempla la Virgen es una pura filigrana. Los bordados del palio y el manto (en malla de oro y terciopelo burdeos, respectivamente) son obra de los talleres de Olmo, de la década de los 20, diseñados en estilo barroco-persa por Herminia Alvarez Udell. en las orfebrerías han intervenido Ferrer, Bautista, García Armenta, Marmolejo y últimamente Villarreal. Sobresalen los vistosos candelabros de cola, los varales, jarras, candelería corona de oro de la Santísima Virgen y una pequeña Imagen de la Virgen del Rocío que entre las de San Isidoro y San Leandro luce en la delantera.

En su cuerpo de nazarenos llama la atención la Cruz de Guía de carey y sus faroles, los paños del Senatus y las bocinas, inspirados en los bordados del palio al igual que el estandarte. Precioso Sinelabe y famoso sobre todo el Mediatrix, guión bendecido en 1926 actuando de madrina, S.A.R. la Infanta D. María Luisa de Orleáns, camarera de la cofradía, y cuyo significado proclama la creencia anteriormente aludida.

TÚNICAS: De capa de lana blanca con el escudo de la cofradía y túnica negra con antifaz del mismo color con la Cruz de San Juan. Cíngulo y botonadura también blancos.

Pontificia, Real e Ilustre Archicofradía del Santísimo Sacramento, Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la 0.

Parroquia de la 0 (Triana). (Dos pasos).

Web oficial de la Hermandad de La O

En el hospital de las Santas Brígida, Justa y Rufina, en calle Castilla del barrio de Triana, una Hermandad de Gloria de Nuestra Señora de la 0 y Santa Brígida era la que atendía su culto. Posteriormente, se convierte en Hermandad de sangre -o de penitencia- y sus Reglas son aprobadas el día 31 de agosto de 1566, haciendo estación a la Parroquia de Santa Ana en la tarde del Jueves Santo. También sacaba en procesión un resucitado en la mañana del Domingo de Resurrección.

Su día de estación fue cambiando con el transcurso de los años, pasando a la madrugada del Viernes Santo y, por último, a la tarde de dicho día. En el año 1830 fue la primera cofradía de Triana que hizo estación de penitencia a la Catedral, atravesando el Guadalquivir por el antiguo puente de barcas.

En el año 1702 inauguró el actual templo, construido sobre la antigua Iglesia del Hospital, íntegramente a sus expensas. Durante doce años, de 1615 a 1628, fue ayuda de parroquia de Señora Santa Ana, y desde esta última fecha, la Cofradía ejerce funciones parroquiales, reconociéndosela el carácter de Hermandad Sacramental desde el siglo XVII, en que lo consigue a través de diversos pleitos ganados a las instituciones canónicas de aquella parroquia. En 1911, cede el uso del templo y se establece la segunda parroquia de Triana bajo el título de Nuestra Señora de la 0.

La Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno es obra de Pedro Roldán en 1685 y la de la Santísima Virgen de la 0, de Antonio Castillo Lastrucci, sustituyendo a la primitiva de Luisa Roldana, destrozada en la guerra civil de 1936.

Entre las obras de mayor mérito artístico de la Cofradía, destaca la Cruz de carey y plata, realizada a expensas de la Hermandad y el paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno, obra de José Martínez, de madera tallada y dorada, estrenado en 1979, con esculturas de Rafael Barbero.

El manto es obra de Guillermo Carrasquilla, sucesor de Rodríguez Ojeda, y la corona de la Virgen, de plata repujada y sobredorada, de los talleres de Villarreal, con ángeles de marfil de Barbero.

TÚNICAS: De cola, en raso morado, con cíngulo de oro y escudo en oro bordado.

ENLACES DE INTERÉS COFRADE

  1. Arte Sacro
  2. El Nazareno
  3. La Pasión Digital
  4. Guía de la Semana Santa de Andalucía