BEBES

Si bien al principio puede parecer frustrante, para llevar una maternidad tranquila es muy importante llegar a conocer a nuestro bebé y la forma en que él se expresa. Así, nuestra tarea si bien parece poca, al principio creeremos que no tiene fin, en un ciclo que se podría definir en: comer, dormir, estar limpio y sentirse protegido. .

Pero a no desesperar, todo es cuestión de organización. Por ejemplo si le das el pecho verás que es más fácil de lo que creías. Tu leche está siempre a la temperatura ideal y esterilizada y las tomas nocturnas puedes dárselas acostada.

Otros problemas frecuentes que encontrarás en los primeros días son los llantos desconsoladores. Al principio parecerá difícil, pero una vez que comienzPero a no desesperar, todo es cuestión de organización. Por ejemplo si le das el pecho verás que es más fácil de lo que creías. Tu leche está siempre a la temperatura ideal y esterilizada y las tomas nocturnas puedes dárselas acostada.

Has de entender su idioma te darás cuenta si se trata de un retorcijón por un gas, un eructo, si está sucio o simplemente tiene hambre. Siempre que lo necesites consulta a tu pediatra, quien te ayudará a tranquilizarte y encontrar una solución.